Browsing Category

DIETA

DIETA

El peso según la edad

febrero 6, 2021

A la hora de elegir un programa de alimentación saludable y de pérdida de peso, es necesario considerar varios parámetros clave: el estado de salud de la persona, el sexo, el estilo de vida y la edad. Con respecto a esta última, no podemos olvidar que nuestras exigencias alimenticias cambian notablemente en cada una de las fases de la vida.

Durante la infancia se necesita un aporte importante de proteínas y de calcio (entre otras  tareas, fundamental para la formación y desarrollo de los huesos), así como también son muy importantes el hierro, las sales minerales y las vitaminas.

Superado la adolescencia, la necesidad calórica disminuye. Si no se realiza actividad física y se sigue comiendo de la misma forma de antes, puede originar un aumento de peso. Por esa razón es fundamental combinar una alimentación variada, equilibrada y sin exceso de grasa y con ejercicio.

A los 20: Es la etapa ideal para comenzar una rutina de buenos hábitos alimenticios. Se necesita una buena cantidad de minerales y también de proteínas para el desarrollo de la masa muscular. Hay que comer grasas de origen vegetal y aumente el consumo de hierro, de vitaminas B y C (para fortalecer su sistema de defensas) y de lácteos bajos en grasa. No hay que saltarse ninguna comida. De vez en cuando algún caprichito en forma de pizza o una hamburguesa. Desayunos completos (y esto incluye un lácteo, como aporte del calcio que necesitará en las décadas siguientes).

A los 30: Un buen número de mujeres  se convierten en madres durante esta década. Aumentaremos pues las fuentes de ácido fólico y vitamina C. El trabajo dentro y fuera de casa, el agobio hormonal y el estrés suelen traducirse en aumento de peso.
Hay que reducir la cantidad de comida que ingiere, procurando alimentos más sanos y naturales. No esperar a que la situación se salga de control. Siempre será mejor perder 2 o 3 kilos que 4 y más.
Obligatorios: ensaladas sin aderezos, atún y otros pescados ricos en Omegas. Verduras salteadas y cinco porciones de frutas al día, imprescindibles. Cereal al desayuno para proveer a su organismo de fibra. Alimentos ricos en calcio y en hierro (este mineral se pierde con las menstruaciones). Preparaciones y cocinados al vapor o a la parrilla. Mucha agua. Y sobre todo, mejor no embutidos ni harinas procesadas o precocinados.

A los 40: Entramos a una de las etapas más  placenteras y enriquecedoras de la vida. Pero también entramos en  la etapa más crítica con respecto al peso. Nos cuesta muy poco cada año aumentar unos kilos de más pero perderlos será cada vez más difícil. Además el organismo comenzará a experimentar los primeros cambios hormonales. Prevenir el efecto de los radicales libres sobre nuestro cuerpo, ayudará a paliar el envejecimiento prematuro las células. Por ese motivo es importante una alimentación rica en antioxidantes. Comer  las cinco porciones diarias de verduras y cinco de frutas, es básico. Preferir el pescado al vapor o a la parrilla (sin aderezos ni salsas). El aporte de frutos secos debe ser en poca proporción. Aumentamos el consumo de alimentos ricos en vitaminas A y D (huesos)  y disminuimos la sal (de retención de líquidos).

A los 50:  Llega un momento de importantes cambios en cuanto al funcionamiento de su organismo. El sistema digestivo comenzará a moverse con lentitud, así que duplicaremos la cantidad de fibra (presente en cereales integrales, frutas y vegetales). Optamos por productos específicos que favorezcan el movimiento intestinal y evitar el estreñimiento. El metabolismo trabaja más despacio a la hora de quemar grasas. Debemos reducir drásticamente el consumo de alcohol, de sal y de harinas (estas, en especial antes de acostarse).

Debido a la disminución de la actividad metabólica, necesitaremos 200 calorías menos al día respecto a etapas anteriores. Aumentamos en 250 ml de leche al día o dos yogures (más calcio para prevenir osteoporosis) Para disminuir el riesgo de enfermedad cardiovasculares comeremos cambiando las grasas animales por vegetales. Nos fijamos en tomar alimentos ricos en bioflavonoides (cítricos, cerezas, cereales integrales), que no solo combaten la ansiedad y los cambios de humor, sino que ayudan a mantener la elasticidad de la piel.

1041493_girls

Si tenemos en cuenta estas consideraciones, no tenemos porque temer aumentar el peso según la edad.

DIETA NOTICIAS

Durante el verano

agosto 3, 2020

Durante el verano, Igual que el resto del año, conviene no olvidar lo importante que es comer sano. Tener una cautela especial  con nuestra alimentación y asegurarse que los alimentos no rompen la cadena de frío o están bien embalados o conservados, hará que gocemos más de nuestro tiempo de ocio.

El 90% de las infecciones intestinales y gastroenteritis, durante el verano, son por causa de una mala manipulación de los alimentos perecederos. Vamos a ver si podemos dejar aquí algunos buenos consejos.

  • Estando de viaje o en el lugar de vacaciones,  no conviene guardar o transportar los productos perecederos sin la precaución necesaria. Utilizaremos una bolsa térmica acumuladores de frío en el interior  para llevar lo que usaremos en no más de seis horas. Los alimentos estarán en envases estancos, aluminio o plástico según sea su origen.

  • Barritas de proteínas o cereales o alguna fruta,  siempre y cuando no contengan demasiados azúcares. Podrían ser  un buen sustituto del  “bocadillo” cuando no podemos garantizar la frescura de la merienda.
  • No subestimemos el poder del agua. Durante el verano el calor ambiental, las excursiones, los deportes…facilitan una pérdida exagerada de agua. Debemos asegurarnos de tener siempre agua o bebidas(sin demasiado azúcar) para mantener el equilibrio hídrico.

  • No sólo la alimentación es uno de los aspectos a tener en cuenta. Durante el verano también nos estamos preparando para el invierno. Controlar el estrés, dormir bien, realizar actividad física de forma regular, es imprescindible para reforzar nuestras defensas. Que dicho sea de paso, lo necesitaremos mucho en estos tiempos que estamos viviendo.

En resumen: Tener una cautela especial en verano con la  alimentación de los nuestros y asegurarse que los alimentos no rompen la cadena de frío o están bien embalados o conservados. Que gocemos más de nuestro tiempo de ocio puede que dependa, en parte, de esto. El 90% de las infecciones intestinales y gastroenteritis son por causa de una mala manipulación de los alimentos perecederos.

Hortalizas frescas, comidas ligeras y, de vez en cuando, algún restaurante saudable, nos facilitará disfrutar en vacaciones.

DIETA

Alimentando el sexo

febrero 14, 2020

Alimentando el sexo, el deseo, la libido…porque también “eso” hay que alimentarlo. Aprovechando que este mes celebramos algo tan romántico como San Valentín, vamos a nutrirnos de algún consejo.

La primera condición para tener una buena salud es la alimentación. Hoy vamos a intentar mejorar la “salud sexual” como contrapunto a no tener que utilizar, demasiado pronto, las famosas “pastillitas azules”,  compartiendo una serie de productos naturales que ayuden a ello.

Se sabe a ciencia cierta que en el deseo sexual están implicados en gran parte los nutrientes que el cuerpo necesita para realizar todos los procesos. Esto es todavía más en los procesos hormonales. Una merma en el deseo o en la respuesta del cuerpo frente al sexo podría perfectamente ser corregida con cambios alimentarios. También con la suplementación adecuada.

He aquí unos cuantos alimentos para disfrutar de muchos San valentines:

Cacao: El chocolate contiene feniletilamina y teobromina que provoca euforia liberando dopamina. El mismo compuesto que libera nuestro cerebro durante el orgasmo.Por tanto, estimula.

Arroz integral: El cereal es un energético de liberación lenta que también tiene en su cáscara vitaminas del grupo B, Magnesio que es indispensable para la contracción muscular y la formación de esperma.

Pollo o carnes blancas: contienen Zinc y también grupo de Vit B en abundancia. Estimula la creación de testosterona y por tanto también de esperma.

Ostras: Marisco riquísimo en zinc, mineral imprescindible en la formación de la testosterona. Y además, contienen ácido aspártico y aspartato.  Un compuesto que ayuda en la liberación de hormonas sexuales como la testosterona y el estrógeno.

Miel: Igual que las carnes blancas pero además con mucha fructosa que proporciona energía rápida. Por tanto vigor y respuesta sexual.

Sandía: Cuando estamos en temporada debemos aprovechar su alto contenido en citrulina  y arginina que provocan que se creen sustancias que  relajan los vasos sanguinios. Despues del encuentro sexual, la circulación venosa no sufre.

Semillas de calabaza: Zinc en cantidad. clave para que los encuentros sexuales sean mucho más fértiles.

Chiles y especias picantes: La capsaicina dispara la liberacion de endorfinas en el cerebro. Mejora el sistema nervioso favoreciendo la excitación y la respuesta sexual a los estímulos.

Arándano: Muy ricos en vitamina C y vitalizan los espermatozoides.

Almendra: Aceites esenciales que regulan las prostaglandinas. Producen hormonas sexuales. Rica también en vitamina E un potente antioxidante que hará que el esperma sea más abundante y denso.

Sésamo: Selenio, zinc, calcio, magnesio, Vit E. Un buen cóctel para la líbido.

Esparragos: su contenido en potásio y calcio y Vit E. favorece la producción hormonal, añade energía y mejora el flujo sanguíneo en los genitales.

Ajo: La alicina aumenta el flujo sanguíneo y la líbido (siempre que no se coma en los preliminares del acto. El mal aliento “auyenta” la líbido).

Tomate: Betacaroteno. Se transforma en Vit.A. Fundamental en la producción de testosterona.

Atún:  Vit. B3 en cantidad. Ayuda a dilatar el flujo sanaguíneo.

Nueces: Mucho selenio. El elemento químico que ayuda a mantener los espermatozoides más saludables y con más  movilidad y resistencia.

Alimentando el sexo también nos nutrimos de salud

A %d blogueros les gusta esto: