Browsing Category

DIETA

DESTACADOS DIETA NOTICIAS

10 alimentos esenciales para la prevención del Alzheimer

abril 6, 2022

10 alimentos esenciales para la prevención del Alzheimer: La palabra evoca pensamientos de miedo a perder poco a poco la memoria. Te conviertes en una cáscara de tu antiguo yo. Los expertos proyectan que los diagnósticos de demencia, de los cuales el Alzheimer es la causa principal, se triplicará en todo el mundo en 2050. Pero los científicos nos dicen que las medidas preventivas son tan simples como hacer cosas como hacer cambios en nuestra dieta.

Ningún alimento se ha demostrado para prevenir la enfermedad de Alzheimer, pero los hábitos alimenticios parecen ser uno de los principales factores en la reducción de su riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer o la demencia. 10 súper alimentos que ayudan a aumentar el poder del cerebro y, en consecuencia, reducir la probabilidad de padecer la enfermedad de Alzheimer.

1. Salmón salvaje, atún, sardinas (Omega-3 los ácidos grasos)
La American Heart Association recomienda comer pescado al menos dos veces por semana, ya que contiene esencial omega-3 los ácidos grasos. Estas buenas grasas ayudan al cuerpo a funcionar correctamente y puede desacelerar el deterioro cognitivo en un 10 por ciento, según estudios.pescados azules

“El concepto principal es que una dieta rica en ácidos grasos Omega 3 crea BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro), una proteína entre células nerviosas que ayuda a aumentar la resistencia entre las conexiones”, dijo Michael González-Wallace, autor de “Body Súper Súper Cerebro . “trucha, la caballa y el arenque son también buenas opciones, y tomar una vitamina del aceite de pescado también puede ayudar a su cuerpo obtener este nutriente muy necesario.

2. Espinaca, col y nabo, espárragos (Ácido Fólico)
Verduras de hojas verdes y tallos leñosos como espárragos son muy ricos en ácido fólico – también conocido como vitamina B9 – al igual que muchos otros nutrientes. El ácido fólico mejora la función cognitiva y altos niveles de que disminuye el riesgo de enfermedad de Alzheimer, de acuerdo con un ensayo clínico de tres años. Cóme las verduras crudas para el mayor beneficio.

3. Huevos (colina)
Los huevos tienen una mala reputación y parece que cada dos años la comunidad científica cambia de opinión acerca de si los huevos deben ser incorporados en la dieta o no. Sin embargo, lo que se conoce de manera concluyente sobre los huevos es que son una buena fuente de colina, una vitamina B que ayuda a mejorar la memoria. A menos que el médico lo desaconseje, comer huevos con moderación ayuda mantener el cerebro en buen estado de salud.

Huevos-de-mesa

4. Aceite de oliva, aguacate, nueces y semillas (grasas insaturadas)
Estos alimentos, que son comunes en la dieta mediterránea,  apoyan al corazón ya su vez al cerebro, aumentando los niveles de colesterol bueno cuando se consumen con moderación. Además, un componente del aceite de oliva llamado oleocanthal ayudaría a deshacer  una proteína tóxica en unión de los nervios del cerebro. “Concluimos que la mayor adherencia a la dieta mediterránea [Dieta Mediterránea] se asoció con una reducción en el riesgo de [enfermedad de Alzheimer] AD”, dijo un estudio publicado en la revista Annals of Neurology.

5. Bayas (antocianinas)
Frambuesas, fresas, arándanos y otras bayas contienen poderosos antioxidantes y flavonoides antiinflamatorios. Un estudio tras 16.000 mujeres proporcionaron pruebas de que el aumento de la cantidad de bayas en su dieta podría frenar el deterioro cognitivo por hasta 2,5 a12919859_10209479138723905_9129202054506559574_nños.

6. La cúrcuma (cúrcuma)

Los científicos aún no saben si la curcumina, un químico que se encuentra en la cúrcuma y el curry en polvo por lo tanto, se puede prevenir la enfermedad de Alzheimer. Pero los estudios han demostrado su eficacia en la disminución de la inflamación en el cerebro y la inhibición de compuestos dañinos en las células nerviosas, que contribuyen a la enfermedad. La investigación vinculando el Alzheimer y la cúrcuma son prometedores, y la baja prevalencia de la India de la enfermedad de Alzheimer puede ser en parte un resultado de alto consumo de cúrcuma.

7. Las almejas, ostras, mejillones (vitamina B12)
Una deficiencia de vitamina B12 puede causar síntomas tales como pérdida de memoria, y los adultos con bajos niveles de vitamina B12 cuadruplicar el riesgo de Alzheimer, de acuerdo con el Proyecto Oxford para investigar la Memoria y el Envejecimiento. Una ración de almejas ofrece 1648 por ciento de su cantidad diaria recomendada de vitamina B12.

8. Frutas y zumos vegetales (flavonoides)
Una dieta rica en frutas y verduras es una buena receta para cualquier persona. Pero a veces, el consumo de frutas y verduras puede ser tan beneficioso para la salud del cerebro, debido a que contienen una alta concentración de polifenoles, flavonoides es uno de ellos. Beber un vaso de zumo de cada dos días puede retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer, según un estudio de Vanderbilt.

9. Uvas, arándanos, moras, nueces (resveratrol)
La piel de productos, sobretodo violáceos, nos proporcionan este tipo de antioxidantes. Su concentración es grande pero, a veces su sabor algo amargo. Solemos recomendar, equivocadamente,  cantidades moderadas de vino ya que hay gran concentración de reveratrol es muy alta. Hay estudios que indican que beber una copa de vino ayuda a reducir el riesgo de desarrollar Alzheimer. Pero en este punto nos vamos a “mojar” y a posicionarnos entre los que no consideramos las bebidas alcohólicas como alimento. El resveratrol en el vino disminuye la peligrosa placa se acumula en el cerebro pero el alcohol que lleva podría provocar otros problemas en esa u otra enfermedad. Así que mejor nos comemos o las uvas o cualquiera de los otros alimentos que puedan contener esa sustancia, eso si, con piel y todo.

uvas2021

10. Evitar las grasas trans (aceites hidrogenados)
Este alimento es uno de los que debemos evitar para ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer. Hidrogenados y parcialmente hidrogenados aceites, son las grasas trans en los alimentos fritos, comida rápida, la margarina, aderezos para ensaladas y productos envasados.

 El Alzheimer borra la memoria, no los sentimientos.- Pasqual Maragall

DIETA NOTICIAS

El sol es fundamental, con protección

agosto 1, 2021

El sol es fundamental, con protección, en nuestra vida. También nos puede ocasionar y provocar muchos problemas. La piel es el primer órgano que que le planta cara y que nos protege de su “lado oscuro”. Comiendo podemos ayudar a protegernos de él y a la vez, aprovecharlas ventajas cosméticas del bronceado.

En verano, gracias a ese maravilloso sol, nos resulta más fácil sintetizar la vitamina D. El día, más luminoso y cálido, ahuyenta las depresiones incipientes o tristezas. Nos alivia la ansiedad y el estrés. A pesar de todo eso, no debemos exponernos al sol sin protección y sin control del tiempo. Debemos tener en cuenta que una mala exposición puede  que provoque un envejecimiento precoz en la piel. Los más significaticos son: daños diversos graves vasculares, degeneración en el tejido conectivo, anomalías benignas de los melanocitos, y lo que es más grave, cáncer de piel.

alimentos-antioxidantes

Cada día hay más conciencia a la hora de utilizar fotoprotectores si vamos a la playa o piscina. Insistimos, el sol es fundamental con protección. Los niños y los bebés hace no salen de paseo en verano sin una cremita con factor de protección total en su piel. Ahora, deberíamos también empezar a pensar como protegernos desde dentro.

Hay frutas y verduras que nos previenen de “esos” peligros y que además… nos van a potenciar el bronceado!

Preparamos la piel y potenciamos el tono con una dieta rica en antioxidantes, betacarotenos y ácidos grasos.

Ensaladas diarias con tomate, zanahorias y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, nos aportan una buena dosis de betacarotenos, vitamina E y Licopeno. Los pescados azules (caballa, jurel, atún, boquerones, sardinas,..) aportaran la parte de firmeza y elasticidad en la piel. Para potenciar el bronceado nos aliaremos con papaya, mango, espinacas, calabaza, melocotón. Como buenos antioxidantes, actuaran contra los radicales libres e iluminaran la piel y las vacaciones.

antioxidantes_f_improf_858x472

Algunos de los componentes de los vegetales, al mezclarse, ejercen un efecto sinérgico en la actividad antioxidante y fotoprotectora. El beta-caroteno (zanahoria), junto con el licopeno (tomate) provocan una actividad antioxidante a nivel celular. Hay evidencia de que protegen la piel contra las quemaduras solares (eritema solar). Luteína (yema de huevo) y xeaxantina (maíz) han demostrado su rol protector en enfermedades oculares dada la capacidad de absorber el espectro de luz dañina para el ojo.

Si además tomamos ese cóctel de vitaminas y minerales a diario en forma de zumos, ensaladas, gazpachos, aportamos más agua a la dieta, cosa imprescindible todo el año pero más en épocas calurosas.

alimentos-bronceado-848x477x80xX

Hidratar y nutrir la piel desde dentro, tomando alimentos adecuados, y desde fuera, con cremas fotoprotectoras, nos hará disfrutar de esos días de vacaciones, más seguros, más vitales y más morenos!

DIETA

El peso según la edad

febrero 6, 2021

A la hora de elegir un programa de alimentación saludable y de pérdida de peso, es necesario considerar varios parámetros clave: el estado de salud de la persona, el sexo, el estilo de vida y la edad. Con respecto a esta última, no podemos olvidar que nuestras exigencias alimenticias cambian notablemente en cada una de las fases de la vida.

Durante la infancia se necesita un aporte importante de proteínas y de calcio (entre otras  tareas, fundamental para la formación y desarrollo de los huesos), así como también son muy importantes el hierro, las sales minerales y las vitaminas.

Superado la adolescencia, la necesidad calórica disminuye. Si no se realiza actividad física y se sigue comiendo de la misma forma de antes, puede originar un aumento de peso. Por esa razón es fundamental combinar una alimentación variada, equilibrada y sin exceso de grasa y con ejercicio.

A los 20: Es la etapa ideal para comenzar una rutina de buenos hábitos alimenticios. Se necesita una buena cantidad de minerales y también de proteínas para el desarrollo de la masa muscular. Hay que comer grasas de origen vegetal y aumente el consumo de hierro, de vitaminas B y C (para fortalecer su sistema de defensas) y de lácteos bajos en grasa. No hay que saltarse ninguna comida. De vez en cuando algún caprichito en forma de pizza o una hamburguesa. Desayunos completos (y esto incluye un lácteo, como aporte del calcio que necesitará en las décadas siguientes).

A los 30: Un buen número de mujeres  se convierten en madres durante esta década. Aumentaremos pues las fuentes de ácido fólico y vitamina C. El trabajo dentro y fuera de casa, el agobio hormonal y el estrés suelen traducirse en aumento de peso.
Hay que reducir la cantidad de comida que ingiere, procurando alimentos más sanos y naturales. No esperar a que la situación se salga de control. Siempre será mejor perder 2 o 3 kilos que 4 y más.
Obligatorios: ensaladas sin aderezos, atún y otros pescados ricos en Omegas. Verduras salteadas y cinco porciones de frutas al día, imprescindibles. Cereal al desayuno para proveer a su organismo de fibra. Alimentos ricos en calcio y en hierro (este mineral se pierde con las menstruaciones). Preparaciones y cocinados al vapor o a la parrilla. Mucha agua. Y sobre todo, mejor no embutidos ni harinas procesadas o precocinados.

A los 40: Entramos a una de las etapas más  placenteras y enriquecedoras de la vida. Pero también entramos en  la etapa más crítica con respecto al peso. Nos cuesta muy poco cada año aumentar unos kilos de más pero perderlos será cada vez más difícil. Además el organismo comenzará a experimentar los primeros cambios hormonales. Prevenir el efecto de los radicales libres sobre nuestro cuerpo, ayudará a paliar el envejecimiento prematuro las células. Por ese motivo es importante una alimentación rica en antioxidantes. Comer  las cinco porciones diarias de verduras y cinco de frutas, es básico. Preferir el pescado al vapor o a la parrilla (sin aderezos ni salsas). El aporte de frutos secos debe ser en poca proporción. Aumentamos el consumo de alimentos ricos en vitaminas A y D (huesos)  y disminuimos la sal (de retención de líquidos).

A los 50:  Llega un momento de importantes cambios en cuanto al funcionamiento de su organismo. El sistema digestivo comenzará a moverse con lentitud, así que duplicaremos la cantidad de fibra (presente en cereales integrales, frutas y vegetales). Optamos por productos específicos que favorezcan el movimiento intestinal y evitar el estreñimiento. El metabolismo trabaja más despacio a la hora de quemar grasas. Debemos reducir drásticamente el consumo de alcohol, de sal y de harinas (estas, en especial antes de acostarse).

Debido a la disminución de la actividad metabólica, necesitaremos 200 calorías menos al día respecto a etapas anteriores. Aumentamos en 250 ml de leche al día o dos yogures (más calcio para prevenir osteoporosis) Para disminuir el riesgo de enfermedad cardiovasculares comeremos cambiando las grasas animales por vegetales. Nos fijamos en tomar alimentos ricos en bioflavonoides (cítricos, cerezas, cereales integrales), que no solo combaten la ansiedad y los cambios de humor, sino que ayudan a mantener la elasticidad de la piel.

1041493_girls

Si tenemos en cuenta estas consideraciones, no tenemos porque temer aumentar el peso según la edad.

A %d blogueros les gusta esto: